ILUSTRADORES DE MODA

La ilustración de moda ha evolucionado positivamente durante los últimos tiempos.

Actualmente se vive el renacimiento de una ilustración de moda que adopta los medios creativos más innovadores, manteniendo al mismo tiempo la riqueza y la profundidad del pasado.

La ilustración ya no se concentra únicamente en la alta costura, sino que ha saltado a la calle para mostrar las tendencias  más urbanas de la moda. Las ilustraciones, van dirigidas directamente al consumidor, inspiradas  muchas veces en la cultura popular: desde vídeos musicales a imágenes publicitarias y revistas.

El nivel de ilustración de moda en la actualidad es extremadamente alto y el ilustrador está siendo cada vez mejor considerado. Muchas agencias y directivos de marketing confían en la ilustración para el posicionamiento de un producto tanto como en la fotografía.

Dentro del campo de la moda, la ilustración no se limita únicamente a esbozar una prenda y detallar técnicamente su proceso de confección. No es suficiente con hacer una interpretación 100% realista del diseño sino, que a menudo, el ilustrador ignorará a propósito ese realismo y presentará una visión idealizada de la prenda en cuestión, tanto en color como en gestualidad, habitualmente exagerando accesorios o elevando la figura a cánones imposibles .

Esa exageración es parte de la moda y para conseguirla hay que permitirse licencias artísticas.

La imagen del producto debe impactar al receptor y para lograrlo es habitual apelar a los sentidos, lo que sería apostar por una de las miles de esencias de las que tiene la moda.